¿Qué es la traducción literaria?

La traducción literaria consiste en trasladar una obra literaria, ya sea novela, teatro o cualquier otro género literario, de un idioma a otro. Este tipo de traducción es muy complejo por las características intrínsecas de los diferentes textos y su finalidad estética, entre otras cuestiones.

La traducción literaria se lleva a cabo desde hace más de 2.000 años, y podemos encontrar ejemplos que van desde la famosa Piedra Roseta hasta la Vulgata de San Jerónimo.

 

La traducción literaria en la actualidad

Actualmente, la traducción literaria está en todas partes, aunque suele pasar desapercibida (a menos que alguna noticia interesante haga que salga incluso en titulares, como es el caso del famoso Hold the Door de Juego de Tronos). Sin embargo, la realidad es que no podríamos disfrutar de muchas de nuestras obras literarias favoritas sin el arduo trabajo de los traductores (aún tengo pendiente aprender ruso para poder leer a Tolstói).

Muchos traductores y traductoras (incluida una servidora) entran en la carrera de traducción con la expectativa de poder llegar a ser, en un futuro no muy lejano, traductores literarios. La mayoría se gradúan desilusionados tras descubrir que las condiciones de los traductores literarios son más bien precarias. Los traductores literarios se enfrentan a plazos y tarifas irrisorios que los obligan a producir a tal velocidad que la calidad se pierde por el camino. A su vez, estas condiciones laborales impiden poder dedicarse por completo a esta tarea y especializarse, lo cual tiene a su vez un efecto contraproducente sobre la calidad de las traducciones. Por supuesto, siempre hay excepciones pero en general, el mercado de traducción editorial no es el que mejores condiciones ofrece al traductor.

Por si fuera poco, además de las duras condiciones externas, que sin duda repercuten en la calidad de la traducción, el traductor y la traductora se enfrentan en una ardua batalla con textos repletos de figuras retóricas, juegos de palabras, humor, la necesidad de mantener el efecto estético, los significados implícitos, nombres propios con significado semántico… Un verdadero calvario.

Pero un calvario emocionante y hasta adictivo, diría yo.

La literatura tiene algo que atrapa, que engancha, y traducir una obra literaria va más allá de traducir significados: significa intentar atrapar a otra persona en un mundo de palabras y sentidos, de imágenes que se forman en la mente, de mundos inventados y tiempos lejanos. Es por ello por lo que, a pesar de todo, tantos y tantos traductores continúan soñando con poder dedicarse a la traducción literaria.

 

¿Tan importante es una buena traducción literaria?

Rotundamente, sí. ¿Qué te voy a decir yo? La traducción de una obra tiene una enorme influencia en el éxito de la misma: una mala traducción puede arruinar un buen libro, ya que puede parecer que el autor carece de las habilidades necesarias o que la historia simplemente no es buena. Por el contrario, he llegado a ver casos en los que una buena traducción ha conseguido incluso mejorar el original, aunque no me voy a meter ahora en cuestiones de estilo y en hasta dónde llegan realmente las competencias del traductor en lo que atañe al texto.

Por otro lado, tampoco podemos dejar de lado la revisión de la obra previa a su publicación. En la actualidad, son muchas las editoriales que omiten el proceso de revisión de la obra por implicar mayores costes y el retraso necesario de la publicación de la obra, que muchas veces llega a manos de los lectores con erratas. El proceso editorial es un proceso complejo por el que pasan muchos profesionales, por lo que es normal que las maquetas contengan errores, lo que hace de la revisión exhaustiva un paso totalmente necesario dentro del proceso de publicación de cualquier obra literaria.

 

El perfil del traductor literario

El traductor y la traductora literarios son lectores ávidos. Son apasionados por la lectura. Son profesionales a los que no les vale con transmitir la información: necesitan comprender la totalidad la obra, al autor y al lector; saber cada mínimo detalle de la trama, cada posible ambigüedad. Para un traductor, leer y comprender el texto a la perfección antes de empezar a traducirlo es esencial; para el traductor literario, es también vital y tremendamente complicado.

Estas cuestiones hacen del traductor literario un ser único en su especie. Podría ahora mismo (bueno, quizá exagero un poco, puede que me llevase algún tiempo) hacer una rápida encuesta entre mis compañeras y compañeros de promoción y encontraría fácilmente una relación entre aquellos lectores fantasiosos y los que decidieron estudiar traducción para ser traductores literarios. La relación sería evidente. ¿Conocéis a alguien que traduzca libros al que no le guste leer? La verdad es que yo no.

 

El traductor híbrido

Además, el traductor literario, como gran aficionado de la literatura, es más que probable que también escriba. Nos encontramos entonces con la figura del híbrido entre traductor, escritor y lector. Yo lo llamaría el espécimen perfecto. Encontramos a lo largo de la historia de la literatura numerosos escritores que han incurrido en el mundo de la traducción y viceversa. Algunos de los nombres más conocidos son sin duda Borges, Cortázar y Murakami, pero son muchos otros los que han combinado ambas profesiones, uniéndolas y perfeccionándolas como solo una persona con estas dos habilidades podría hacer.

 

En definitiva

Digamos, pues, que la traducción literaria es equivalente a la escritura misma de un original, e incluso diríamos que es una tarea más compleja, ya que no se trata solamente de trasladar palabras, sino de interpretar y recrear las palabras e ideas de otra persona. No es de extrañar, por tanto, que las traducciones literarias sean contempladas por la ley de propiedad intelectual como creaciones en sí mismas y por tanto sujetas a derechos de autor (aunque dichos derechos sean más o menos respetados; eso da para otro artículo). Por todo esto, ¿quién mejor que alguien que no solo sea experto en traducción, sino que también sea escritor, para realizar una traducción literaria?

About Xerezade Ansedes López

Graduate Degree in Translation and Interpreting from Universidade de Vigo. Degree in English Language and German from Bangor University. English teacher and translator and proofreader in the German and English to Spanish combinations. Published author.

You May Also Like