El teletrabajo en la traducción, revisión e interpretación

Debido a la situación de cuarentena en la que se encuentran numerosos países por la expansión del COVID-19, muchas empresas y trabajadores han adoptado el modo de teletrabajo, gracias al cual pueden llevar a cabo sus trabajos sin necesidad de desplazarse.

Según la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el teletrabajo es una forma de trabajo llevada a cabo en una ubicación distinta a una oficina central o instalaciones de producción, por tanto separando a los trabajadores del contacto con otros trabajadores que estén en dicha oficina.

En la actualidad es posible llevar a cabo muchos trabajos a distancia, gracias al uso de las tecnologías de la información y la comunicación, que cada día son mejores y más avanzadas.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

El teletrabajo tiene muchas ventajas, como por ejemplo la reducción de tiempos necesarios para desplazarse al lugar de trabajo o de gastos en transporte, que permiten que el trabajador tenga una mayor flexibilidad. Sin embargo, esta modalidad de trabajo tiene otros inconvenientes, como pueden ser el aislamiento o la falta de un ambiente laboral propicio para el desempeño de nuestras tareas.

 

¿Quiénes pueden teletrabajar?

Hay muchos trabajos que se pueden desempeñar siguiendo esta modalidad, como pueden ser los diseñadores de páginas web o informáticos o los escritores. Si nos adentramos en el mundo de las tecnologías y los videojuegos, podremos encontrar dentro de estas categorías a los creadores de contenido (bloggers, youtubers, etc.). En general, cualquier trabajo que pueda realizarse con un ordenador puede convertirse en un teletrabajo.

Sin embargo, una de las profesiones más conocidas tradicionalmente por el teletrabajo no es otra que la de los traductores. En plena era tecnológica, los traductores tienen a su disposición todo lo que necesitan para trabajar desde casa. De hecho, la amplia mayoría de los profesionales del sector son freelance que trabajan haciendo uso de la modalidad del teletrabajo.

 

¿Qué necesito para teletrabajar?

Probablemente con un ordenador sea más que suficiente para trabajar desde casa. De hecho, es probable que si eres traductora o traductor autónomo este sea tu equipo de trabajo principal. Sin embargo, tanto si normalmente trabajas en una oficina como si lo tuyo es el teletrabajo desde antes de la cuarentena, hay varios elementos que pueden facilitar tus tareas diarias. Cada persona tiene sus preferencias a la hora de trabajar y algunos pueden resultarte convenientes y otros no, aquí te dejamos algunos que yo considero útiles:

  • Ordenador portátil: un ordenador portátil permite trabajar desde sitios diferentes teniendo en todo momento los archivos y el software necesarios para nuestro trabajo.
  • Teclado y ratón externos: los ordenadores portátiles no siempre son lo más cómodo para trabajar. Utilizarlos durante demasiadas horas sin tener una posición correcta puede acarrear problemas de salud como dolor de espalda. Un teclado y un ratón externos nos permitirán evitar tener que utilizar el teclado por lo general más pequeño de los portátiles y el incómodo touchpad.
  • Pantalla externa: una pantalla de mayor tamaño que la del portátil permitirá que nuestra vista se canse menos y podamos realizar nuestras tareas con mayor facilidad, como por ejemplo poner varios documentos en la misma pantalla. Podemos optar por utilizar dos pantallas para trabajar utilizando ambas o una pantalla grande que sustituya la del portátil.
  • Soporte: tanto si disponemos de accesorios para conectar a nuestro portátil como si no, un soporte nos permitirá no tener que bajar la cabeza para mirar a la pantalla del portátil (lo que causa dolor de cuello y otras complicaciones).
  • Una buena silla: cualquier traductor u oficinista que lleve tiempo teniendo que pasarse ocho horas al día (o a veces más) sabrá lo importante que es una buena silla para evitar lesiones y dolores indeseados. Hay muchos factores que intervienen a la hora de elegir una buena silla, y es especialmente recomendable que nuestra elección cuente con reposabrazos y altura regulable.
  • Un escritorio: al igual que una buena silla, necesitamos una mesa o escritorio con espacio suficiente para llevar a cabo nuestras tareas.
  • Un teléfono: muchas veces es necesario contactar con clientes. Con la expansión de los smartphones en la actualidad esto no supone un problema, ya que casi nadie se despega de su teléfono móvil en todo el día. Sin embargo, si el número de teléfono que utilizan nuestros clientes es el de la oficina, no tendremos más que desviar las llamadas para que lleguen a nuestro teléfono personal.
  • Herramientas en la nube: la nube es el modo de almacenamiento más popular hoy en día, y muchos de los servicios que utilizamos lo usan. Herramientas como Google Drive o Dropbox nos permiten tener acceso a nuestros documentos desde cualquier dispositivo.

Estos son algunos de los elementos más comunes para el teletrabajo o incluso el trabajo de oficina, pero seguro que podrás encontrar muchos otros que consideres útiles para tu trabajo.

¿Cómo mejorar mi experiencia con el teletrabajo?

  • Márcate horarios regulares: si es posible, mantén tus horarios habituales de trabajo.
  • Ten un espacio dedicado exclusivamente al trabajo: no trabajes desde cualquier sitio, intenta tener un lugar fijo; esto te ayudará a mantener la sensación de trabajo y evitar que te distraigas.
  • Asegúrate de que tus allegados sepan que estás trabajando: intenta evitar interrupciones teniendo tu lugar personal para trabajar (esto puede ser todo un reto, especialmente para las madres y los padres).
  • Pon el teléfono móvil en modo avión: en estos momentos en los que mucha gente no puede teletrabajar, los mensajes de WhatsApp y las actualizaciones de las redes sociales no dejarán de llegar. Intenta evitar interrupciones poniendo tu dispositivo en modo avión.

 

¿Y qué pasa con las interpretaciones?

A diferencia de las traducciones y revisiones, las interpretaciones se realizan normalmente en persona. De hecho, lo más común es que el intérprete tenga que desplazarse al lugar en el que realizará el trabajo (sala de congresos, la empresa del cliente o incluso interpretaciones de acompañamiento).

Sin embargo, las nuevas tecnologías permiten, una vez más, que los intérpretes realicen su trabajo a distancia en muchas ocasiones, ya sea en una interpretación cara a cara o incluso en un evento.

La interpretación en remoto puede llevarse a cabo de varias formas:

  • Programas de videollamada: numerosos programas como Skype permiten que varias personas desde lugares diferentes puedan reunirse. En esta misma videollamada, un intérprete puede realizar su trabajo como otro participante más de la reunión.
  • Interpretación telefónica: también es posible que el intérprete realice su trabajo a través del teléfono móvil, aprovechando la portabilidad de estos aparatos.
  • Interpretación en cabina virtual: la cabina virtual es una herramienta muy útil que permite que el intérprete realice su trabajo a distancia y la interpretación llegue al móvil de los receptores, evitándose así gastos de desplazamiento o equipamiento.

 

En conclusión

El trabajo de los traductores (e incluso a veces de los intérpretes) ha estado siempre muy ligado al concepto de teletrabajo. Aunque trabajemos normalmente en una oficina, hay varios elementos que pueden conseguir que nuestra experiencia con el teletrabajo sea totalmente satisfactoria.

About Xerezade Ansedes López

Graduate Degree in Translation and Interpreting from Universidade de Vigo. Degree in English Language and German from Bangor University. English teacher and translator and proofreader in the German and English to Spanish combinations.

You May Also Like